sábado, 29 de noviembre de 2014

4 Veces más eficiente navegación por el Río Magdalena - amadoucrosnoticias.blogspot.com - El Heraldo -

Río Magdalena es cuatro veces más eficiente y barato que una carretera

Una buena alternativa para ayudar a mejorar la red de transporte del país sería el río Magdalena, según concluye el informe elaborado por Llewellyng Consulting.
El costo de mantener un kilómetro de carretera por año es de US$100, mientras que por el Río Magdalena será de US$24 cuando esté listo en cinco años. Esta fuente fluvial se convertirá en un medio de transporte mucho más eficiente que el terrestre, esa fue la conclusión a la que se llegó en el Foro “El Desafío de la Infraestructura en la Región”, organizado por Impala.
En el evento que se realizó en el SmartSuites Royal de Barranquilla se dio a conocer el estudio sobre infraestructura global elaborado por la firma internacional Llewellyng Consulting y realizado por el investigador Russell Jones.
En el informe se muestra cómo el crecimiento de la economía colombiana está limitado por su defectuosa infraestructura de transporte, lo que hace que el país esté rezagado en competitividad y desempeño logístico. Un ejemplo de ello es que Colombia ocupa el puesto número 117 entre 148 economías en el ranking de Competitividad Global del Foro Económico Mundial 2013-2014 (FEM).
Una buena alternativa para ayudar a mejorar la red de transporte del país sería el río Magdalena, según concluye el informe elaborado por Llewellyng Consulting. Cuando el río sea navegable se requerirán tan solo de seis convoyes y seis barcazas para transportar 1,3 barriles de petróleo.
Actualmente, esa misma cantidad la transportan 200 camiones y tardan más días. Para Carlos Nuñez, director encargado de Cormagdalena, “el país no ha entendido por qué es tan importante la navegabilidad del río. Hoy, empresas privadas están invirtiendo cerca de US$1.000 millones sin que el río sea navegable”.
La empresa del grupo Trafigura, Impala, quiere hacer realidad el tránsito por el Río Magdalena. Para ello, ha gastado más de US$400 millones en equipos. También, la compañía construye un Terminal fluvial en Barrancabermeja, el cual tendrá cinco sub terminales y dos depósitos, uno de 7.500 metros cuadrados y otro de 2.700 metros cuadrados. Para Alejandro Costa, gerente de Impala, el interés entre el Gobierno y el sector privado en la navegabilidad del Magdalena será un impulso al transporte multimodal. 
El acta de inicio del contrato se firmará el 11 de diciembre en La Dorada, Caldas. Después, el consorcio tendrá seis meses de planeación y de ingeniería para hacer el mantenimiento del canal navegable, mientras se realiza la movilización de la maquinaria.
El gerente del Consorcio Navelena, Jorge Barragán, quien ganó la licitación de la navegabilidad del río Magdalena, asegura que la inversión ya está contemplada. “Hay que recuperar lo que se tenía abandonado para que se puede hacer transporte a menor costo”.
Cormagdalena tiene alrededor de seis concesiones fluviales a lo largo del Magdalena. Dos en el municipio de Gamarra, junto con la Terminal portuaria de Barrancabermeja. Solo en el Puerto que está haciendo Impala se han invertido cerca de US$117 millones.
Fondeo es competitividad
Después del rifirrafe entre la sociedad barranquillera y el Gobierno Nacional por el artículo del Estatuto Aduanero que buscaba que los barcos fueran cargados en el río Magdalena o en el mar sin que pasaran por el puerto, el tema volvió a dar de que hablar pues la sala tercera de la Corte Constitucional revocó la sentencia que frenaba el trámite del artículo en el Estatuto.
Según René Puche, Presidente de la Sociedad Portuaria de Barranquilla, en el tema de fondeo ya hay un concepto más aterrizado, por eso, la ciudad de Barranquilla no debería estar en contra de la medida. “Hay que retomar las conversaciones del fondeo. El fondeo no es solo de una sola empresa, hay que desligarse de ese concepto”.
La medida podría ser un foco de competitvidad para la región Caribe tal como lo determinan los expertos. El objetivo de este tipo de medidas sería convertir el Río Magdalena en un dinamizador del comercio exterior.
Para Alejandro Costa Posada, Gerente General Impala Terminals, el fondeo es una demanda del mercado. “Esto no remplazará las terminales, es algo que ya se está haciendo en todo el mundo”.
El llamado en este concepto es a que la ministra de Transporte, Natalia Abello continúe con las mesas de trabajo entre los inversionistas privados y el Gobierno para que haya un consenso sobre el fondeo.
Las opiniones
Carlos Nuñez
Director encargado de Cormagdalena
“El país no ha entendido por qué es tan importante la navegabilidad del río. Hoy, empresas están invirtiendo cerca de US$1.000 millones sin que el río sea navegable”.

Luis Fernando Andrade
Presidente de la Ani
“Tenemos que pensar en infraestructura inteligente, enfocada a la economía global, en la intermodalidad. Una infraestructura con buena gerencia”.

René Puche
Presidente de la SPRB
“Considero que la normatividad en Colombia frente al tema portuario nos permite muy poca maniobrabilidad en el sector”. 
Por: Ma. Alejandra Solano Vargas

martes, 4 de noviembre de 2014

LAS FARC TIENEN QUE DEJAR LAS ARMAS, DICE EL GOBIERNO EN LA HABANA - amadoucrosnoticias.blogspot.com - bp.

LAS FARC TIENEN QUE DEJAR LAS ARMAS, DICE EL GOBIERNO EN LA HABANA
Lo que digan las Farc no necesariamente es lo discutido y aceptado en la Mesa de Conversaciones -

> La Habana, 2 de noviembre de 2014. Al término del ciclo 30 de conversaciones, el jefe de la delegación del Gobierno de Colombia, Humberto de la Calle, precisó que no habrá paz armada y que una vez se firme el acuerdo, el grupo guerrillero deberá empezar la dejación “es importante aclararles a todos los colombianos el tema de la dejación de armas de manera definitiva y categórica: la premisa básica de todo este proceso es que una vez firmemos un acuerdo final, las Farc deberán iniciar el proceso de dejar de tener armas en su poder”.
> De igual forma explicó que la dejación es un concepto que aplica única y exclusivamente a los grupos armados al margen de la ley con lo cual el Estado, a través de la Fuerza Pública, mantendrá el monopolio de las armas y el uso legítimo de la fuerza y agregó “por eso en ningún caso dejará las armas como resultado de la transición”.
> De la Calle resaltó también el reconocimiento que hicieron las Farc de la responsabilidad que les cabe por todos y cada uno de sus actos de guerra así como de sus derivaciones , lo calificó como un paso importante pero no suficiente “no puedo dejar de señalar que las reflexiones históricas sobre el origen y desarrollo del conflicto o los señalamientos sobre las características y consecuencias militares de la llamada asimetría de la guerra o la atribución de responsabilidad al adversario, la disculpa del “tú también”, si bien tienen cabida en el análisis, no deben ser usados por ninguno de los actores para disminuir la solidez del reconocimiento de responsabilidad por graves crímenes”.
> Finalmente se refirió a la participación del cuarto grupo de víctimas en la Mesa, dijo que las dolorosas historias reflejan la crueldad de la guerra que se ha ensañado contra la poblaciones más vulnerables “estas visitas nos recuerdan por qué estamos adelantando estos diálogos: precisamente para que no haya más víctimas y para que podamos satisfacer sus derechos de manera plena”.
> El próximo ciclo empezará el 18 de noviembre y nueve días después, la Mesa escuchará el último grupo de víctimas, con lo cual se habrá completado la participación de 60 víctimas en los diálogos con las Farc.
> Cordialmente,
> Grupo de Comunicaciones
> Oficina del Alto Comisionado para la Paz - República de Colombia
> Teléfonos:
> En Bogotá: (57 1) 5629300 ext. 3622
> En La Habana: (53) 5-2793543
Declaración Humberto de la Calle
Jefe de la Delegación del Gobierno de Colombia

2 de noviembre de 2014
----------------------------------------------------------------------- 
Declaración sobre dejación de armas Farc - Humberto de la Calle: 
Concluimos hoy un nuevo ciclo de conversaciones con importantes avances en el tema de las víctimas. Dedicamos las sesiones de trabajo al intercambio de visiones sobre las mejores formas para asegurar la satisfacción de sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación.  
Ha sido un trabajo serio, disciplinado, a veces extenuante. En esto incluyo a la delegación de las Farc. Aquí nadie está de paseo caribeño.
El día de hoy escuchamos el cuarto grupo de víctimas que participó en la Mesa, cuyos testimonios reflejaron la crueldad de la guerra que hemos padecido por décadas. Conocimos de primera mano cómo se ha ensañado la guerra contra los periodistas, los indígenas, las mujeres y la población LGTBI, entre otras. Pudimos reiterar que el conflicto armado ha tenido dinámicas muy diferentes en las distintas regiones del país: desde San José de Apartadó, hasta Barrancabermeja, pasando por Sevilla, Tumaco, entre distintas regiones. Sin embargo, todas, todas las victimas comparten el dolor que nos ha dejado esta larga guerra.  
Como lo hemos dicho en anteriores oportunidades, estas visitas nos recuerdan por qué estamos adelantando estos diálogos: es precisamente para que no haya más víctimas y para que podamos satisfacer sus derechos de manera plena, como tenemos que terminar este conflicto.
Como delegación de Gobierno hemos sido enfáticos en señalar que estamos dispuestos a reconocer a todas las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario sin discriminación alguna. De hecho ya lo hemos hecho varias veces.
Ahora, por su lado, quisiera referirme al pronunciamiento de las FARC sobre su reconocimiento de responsabilidad. Por primera vez se comprometieron públicamente a hacerse responsables de todos y cada uno de sus actos de guerra, así como de sus derivaciones. Este reconocimiento es un paso importante hacia la satisfacción plena de los derechos de las víctimas,  pero no puedo dejar de señalar que las reflexiones históricas sobre el origen y desarrollo del conflicto, o los señalamientos sobre las características y consecuencias militares de la llamada asimetría de la guerra, o la atribución de responsabilidad al adversario, la disculpa del “tu también”, si bien tienen cabida en el análisis, no deben ser usados por ninguno de los actores para disminuir la solidez del reconocimiento de responsabilidad por graves crímenes, el cual debe ser nítido, sólido, sin contramarchas.      
Pasando a otro punto, no sobra recordarles a los colombianos que una cosa son las intervenciones de las FARC a través de los medios de comunicación, en las cuales dan a conocer sus ideas y propuestas, y otra los acuerdos a los que efectivamente se llega en la Mesa.
Hay afirmaciones que el gobierno no comparte, sin que sea necesario que se establezca una nociva negociación a través de los medios en un pugilato de afirmaciones y refutaciones que a nada conduce. Pero debe quedar claro: lo que digan las FARC no necesariamente es lo discutido y aceptado en la Mesa de Conversaciones. 
Sin embargo, hay casos que por su delicadeza, en cambio, si requieren un pronunciamiento de nuestra parte. Por ejemplo, es importante aclararles a todos los colombianos el tema de la dejación de armas de manera definitiva y categórica: la premisa básica de todo este proceso es que una vez firmemos un acuerdo final,  las FARC deberán  iniciar el proceso de dejar de tener armas en su poder. Existen cientos de lecciones aprendidas en el mundo y en Colombia, sobre cómo dejar las armas.

Por eso, más allá de cuál sea el mecanismo que se escoja, los colombianos pueden estar seguros de que las  FARC no mantendrán sus armas si se llega a un Acuerdo. La dejación es un imperativo que debe conducir a que no haya una paz armada.
De otro lado, la dejación de las armas  es un concepto que aplica única y exclusivamente a los grupos armados al margen de la ley. La Fuerza Pública, por mandato constitucional, está instituida para proteger a la población colombiana y ostenta el monopolio legal de las armas y el uso legítimo de la fuerza. Por eso en ningún caso dejará las armas como resultado de la transición.  
Como es evidente, si el conflicto armado termina, el Estado definirá si adecúa las características del uso de la fuerza legítima en un contexto de construcción de paz, pero asegurando siempre el monopolio del uso de las armas.  De ello dependerá, además, que podamos ofrecer las garantías necesarias de seguridad para todos en el postconflicto.  
Pero nada de esto tiene sentido si realmente no se materializa en hechos concretos para terminar el conflicto armado. Por eso es tan importante que se tomen medidas prontas y contundentes para demostrarle a la población colombiana que existe una verdadera voluntad de paz.  
No debo terminar sin expresar de manera enfática que nos preocupan  las amenazas a las víctimas que generosamente vienen a La Habana a compartir sus dolorosas experiencias. Las víctimas tienen que saber que cuentan con el Estado para tomar todas las medidas que sean necesarias para asegurar su protección.
No puede ser que un acto que busca construir la paz, termine por ponerlas de nuevo en la mira de los violentos y los intolerantes. Aquí estamos tratando de ponerle fin al conflicto pero el país deberá también hacer un esfuerzo por propiciar la inclusión y el respeto a la diferencia como valores centrales de la sociedad.     
Muchas gracias.